Close

Cómo vencer el rencor

Simón Bolívar, después de haber tomado la copa amarga de la ingratitud de los suyos, exclamó: “Al sepulcro es donde me han conducido mi conciudadanos”